Un nuevo enfoque sobre los peligros del butano y su papel en la producción de aceite de cannabis surgió el domingo, un día después de que una explosión de fuego hiriera a 12 bomberos de Los Ángeles.

La explosión se produjo alrededor de las 6:30 pm en las cercanías de SmokeTokes, un proveedor del centro de Los Ángeles para fabricantes de lo que a veces se llama “aceite de miel”, pero también se conoce como “aceite de hash de butano”.

Los investigadores de incendios provocados no han identificado una causa oficial, pero estaba claro que había un foco en pequeños botes de butano en la calle y dentro del edificio, dijeron las autoridades.

Independientemente de la fuente, y no se han encontrado irregularidades, el butano en las cercanías del fuego no es algo particularmente bueno.

El butano es un gas altamente inflamable, que crea un peligro de explosión y puede causar un incendio peligroso cuando sus vapores se encienden por el calor, una chispa o una llama abierta.

El químico se usa en la extracción del aceite de las plantas de cannabis. Esencialmente, el butano líquido se pasa a través de la planta, extrayendo los compuestos hidrofóbicos de “alta inducción” (llamados THC), y esos compuestos y el butano se pasan a través de un filtro. En última instancia, se produce una forma de producto altamente potente y concentrada en forma de lo que a veces se llaman “toques”, “rotura”, “panal”, “aceite” o “cera”, según el Instituto Nacional de Salud. (Los Angeles Daily News)

Unos 230 bomberos combatieron el incendio mientras se extendía a otros edificios en el área antes de que se extinguiera alrededor de dos horas después de que comenzó. El LAFD (Los Angeles Fire Department) dijo que el edificio albergaba un negocio que vendía parafernalia para fumar y vapear, incluido el aceite de miel de butano, una resina altamente inflamable utilizada para inhalar marihuana. “La causa de este incendio es de suma importancia y sigue bajo investigación activa”.

A modo de síntesis, el BHO (Butane Honey Oil, o en español miel de aceite de butano) es una extracción de cannabinoides que se realiza haciendo pasar el gas butano por la marihuana. El líquido que sale al mezclar los componentes, cuando se evapora todo el gas, deja un residuo que en frío se rompe como el cristal más frágil y en caliente es idéntico a la miel (tanto por color, textura y densidad), de ahí su nombre.

El butano es un gas inflamable, no corrosivo, incoloro y de olor característico. El peligro para la salud asociado con escapes de este gas es asfixia por desplazamiento de oxígeno. Este gas es más pesado que el aire; puede alcanzar largas distancias, localizar una fuente de ignición y regresar en llamas. Puede formar mezclas explosivas con el aire.

Los bomberos recibieron una llamada a eso de las 6:30 p.m. sobre un incendio en una estructura en el bloque 300 de la calle Boyd en el Pequeño Tokio, dijo Erik Scott, un portavoz del Departamento de Bomberos de Los Ángeles.
     Mientras los bomberos estaban adentro tratando de encontrar el origen del incendio, hubo “una explosión significativa, muy alta, muy amplia, que retumbó en toda el área”. La explosión fue tan poderosa que ennegreció a un camión de bomberos estacionado al otro lado de la calle.

Once bomberos estaban recibiendo tratamiento para las lesiones por quemaduras, dijo Scott. Algunos de los heridos fueron llevados al Centro Médico del Condado de USC.

.

NOTA RELACIONADA

Extracto de nota publicada por NFPA Journal Latinoamericano, edición Diciembre 2016 (www. nfpajla.org)

Riesgos del comercio

Al igual que con cualquier proceso industrial, la producción de marihuana llega con una serie de riesgos, algunos más extraños que otros. En general, los riesgos se dividen en aquellos asociados con el cultivo, y aquellos asociados con el proceso de extracción de THC. Los riesgos del cultivo incluyen:

EGRESO—Con escaso espacio, la mayoría de las instalaciones de cultivo están muy abarrotadas, y por lo general las plantas se reacomodan de acuerdo a sus ciclos de crecimiento. Mantener los recorridos y las puertas de salida libres puede ser un problema. Asimismo, ya que la mayoría de las instalaciones de cultivo se ubican en edificios reacondicionados, “muchos de ellos parecen no tener fin—son como un laberinto, uno atraviesa puertas y puertas y más puertas”. Dijo Brian Lukus, ingeniero de protección contra incendios que lideró las acciones sobre marihuana en el Departamento de Bomberos de Denver. “Cumplen con los requisitos de egreso, pero durante un incendio sería fácil que un bombero se pierda”

LUCES—Los cultivos cuentan con muchas luces cálidas, colgantes que permanecen encendidas durante 24 horas al día. Si las lámparas están ubicadas demasiado cerca de materiales combustibles, se pueden generar incendios. Algunos cultivos utilizan cordeles para colgar las luces, y esto genera la inquietud de que podrían caer sobre los socorristas durante un incendio. Denver ha comenzado a exigir que se utilicen cadenas para colgar las luces.

DIVISORES PLÁSTICOS/ACABADOS INTERIORES COMBUSTIBLES—Los centros de cultivo podrían requerir varias salas independientes para separar las plantas según sus ciclos de crecimiento e iluminación. Algunos productores levantan carpas dentro de las salas, o cercan los espacios con lonas u otros materiales inflamables, creando riesgos de incendio e inconvenientes relacionados con el egreso.

CARGAS ELÉCTRICAS ALTAS—Cientos de luces de alta potencia, aire acondicionado, ventiladores y otros sistemas implican que las casas de cultivo utilicen una cantidad significativa de energía eléctrica. Si los cultivos no cumplen con el NEC®, los circuitos y cables sobrecargados pueden provocar incendios.

FUMIGACIÓN—Los hongos y el moho pueden destruir los cultivos y generar pérdidas millonarias. Algunas salas de cultivo han adoptado medidas de fumigación que utilizan dióxido de azufre, que puede ser tóxico para empleados y socorristas.

TRABAS/BARRERAS ILEGALES—Los valiosos productos básicos en el interior han generado la necesidad de que algunos propietarios de cultivos refuercen las medidas de seguridad colocando barras en puertas y ventanas, utilizando trabas que no cumplen con el código, e incluso perros guardianes, y todo esto puede obstaculizar el egreso e ingreso durante incendios u otras emergencias.

ENRIQUECIMIENTO DE DIÓXIDO DE CARBONO (CO2)—Muchos productores declaran que ambientes enriquecidos con CO2 pueden aumentar la producción de marihuana en un 20 por ciento. Si bien los niveles de CO2 para un crecimiento ideal están muy por debajo del nivel que podría asfixiar a una persona, se han observado fallas y pérdidas. En la mayoría de las jurisdicciones, se requiere que las salas estén monitoreadas y cuenten con alarmas con válvulas de cierre automático en caso de pérdida.

El proceso de extracción utiliza un solvente como butano o propano para recolectar y concentrar THC, el ingrediente psicoactivo principal en la marihuana. Los riesgos de la extracción incluyen:

BUTANO/PROPANO—El proceso de extracción más popular incluye la utilización de estas sustancias inflamables y potencialmente explosivas como solvente para separar el THC de la planta. Si bien los extractores deben contar con un diseño de sistema de circuito cerrado, se produce de todos modos la pérdida de gases al abrir el cilindro de recolección y extraer el aceite de hachís.

EXTRACCIÓN DE CO2Este tipo de extracción de THC no requiere de sustancias inflamables, pero las máquinas operan con presiones tan elevadas como 10,000 libras por pulgada cuadrada. Si no se instalan o diseñan de la forma correcta, los extractores pueden explotar, causando destrucción y muerte.

REGLAMENTACIÓN/SUPERVISIÓN—Ante la ausencia de un código independiente, algunos individuos a cargo del cumplimiento y reguladores dudan sobre los requisitos del código o difieren en sus opiniones sobre el mismo en lo que respecta a las instalaciones de extracción. Algunas jurisdicciones aún deben adoptar cualquier código local con respecto a estas instalaciones.

EQUIPOS DE EXTRACCIÓN—No existen normas listadas o basadas en el desempeño para los equipos de extracción. Los ingenieros pueden no estar de acuerdo con los requisitos de seguridad y en ocasiones utilizarán diferentes códigos como base para la revisión de los equipos. Se observa una falta de coherencia.

CAPACITACIÓN INSUFICIENTE—No es necesario que los operadores de extracción estén capacitados, ni tampoco existe ningún programa de certificación acreditado para la operación de extracción de marihuana. 

“ A medida que la industria sigue avanzando y ganando terreno, NFPA ha convocado a un grupo de trabajo formado por líderes en la industria de la marihuana, fabricantes de equipos y bomberos, redactando un nuevo capítulo para NFPA 1, Código de Incendios, sobre instalaciones para cultivo, procesamiento y extracción de marihuana.” (Fuente: nfpajla.org)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *