Problemática en la regulación de protección contra incendios en edificios de baja altura.

“En LATAM, en las regulaciones vigentes sobre protección contra incendios en edificios de baja altura, observamos que presentan en forma general oportunidades de mejora, a partir de la recurrencia de siniestros como el presente, que en muchas ocasiones han provocado personas y respondedores lesionados y hasta víctimas fatales, además de los daños materiales propios”.

Dicha destrucción o incapacidad puede poner en peligro la seguridad de los habitantes y puede causar pérdidas monetarias directas e indirectas significativas. Por lo tanto, los edificios deberían estar diseñados para resistir las acciones de numerosos peligros y anticiparse en su diseño, para garantizar la seguridad de la vida y de la estructura durante su vida útil. 

“El fuego representa uno de esos peligros extremos que pueden ocurrir en los edificios.”

En gran mayoría la protección contra incendios en los edificios de baja altura suelen no tener en cuenta los problemas actuales de riesgo de incendio, estamos convencidos que este es un problema creciente en la región y deberíamos prestar más atención a este tema en un sentido más amplio.

El objetivo además, es generar conciencia para que se realice una revisión crítica de las medidas actuales de protección contra incendios y su aplicabilidad para abordar los desafíos actuales relacionados con los riesgos en los edificios.

Enfoque y Diseño
Para superar los riesgos de incendio en los edificios, también se debe tener en cuenta el impacto de los mismo al ponerlos en contexto y así establecer las medidas de protección mínimas requeridas.

Basándonos en esto, se debería proponer un marco integrado para la mitigación de los riesgos. Esto implica la mejora de la seguridad contra incendios en cuatro áreas clave:

En la actualidad, algunas de las medidas requeridas para la protección contra incendios conducen a un nivel que no alcanza al mínimo razonable de seguridad, enfocados en estrategias parciales o limitadas, para mitigar riesgos al no tener en cuenta los problemas actuales que un incendio en las edificaciones de viviendas de menor altura.

Deberíamos revisar a futuro la implementación de las medidas que incluyen sistemas confiables de acuerdo al riesgo, la regulación adecuada y la aplicación de estas junto con su inclusión en los códigos de construcción, la mejora de la conciencia pública y el uso adecuado de la tecnología y los recursos es clave para mitigar el riesgo de incendio en los edificios.

“Las principales investigaciones modernas realizadas a nivel mundial para mejorar la seguridad contra incendios en los edificios incluyen el desarrollo de diseños racionales con un enfoque equilibrado en los sistemas de protección contra incendios.”

Implicaciones prácticas
El entorno propuesto abarca tanto la prevención como la gestión peligro. Para demostrar la aplicabilidad de este marco en la mejora de la seguridad contra incendios en los edificios, se debe analizar y reconocer las principales limitaciones de las medidas actuales que se utilizan en nuestras ciudades.

Repercusiones sociales
El fuego realmente representa un peligro severo tanto en los países en desarrollo como en los desarrollados y es una seria amenaza para la vida, la infraestructura, la continuidad de los negocios y el medio ambiente.

Propuesta de cambio de paradigma
La diferencia de cambio de enfoque propuesto, radica en abarcar tanto la prevención como el manejo del peligro de incendio en una forma integrada y completa. Dejar de hacer únicamente lo requerido por la ley y cambiar el enfoque de hacer lo estrictamente  necesario, para brindar un nivel de seguridad adecuado para la protección de la vida y la infraestructura.

Esto es diferente a las estrategias actuales de seguridad contra incendios, que se centran solo en mejorar las características en los edificios de forma limitada y desbalanceada. Utilizando códigos en gran parte desactualizados que se limitan solo a ciertos aspectos de la protección contra incendios.

Un enfoque equilibrado en la mejora de la seguridad contra incendios de los edificios debería identificar las principales limitaciones de las medidas y emplear una visión general para identificar mejor los riesgos y desarrollar estrategias detalladas para abordar estas limitaciones.


Estrategia general para la seguridad contra incendios
La primera línea y la estrategia principal para abordar los riesgos de incendio es la prevención de los mismos. Debido a que no siempre es posible prevenir incendios, el impacto del fuego se debe manejar ya sea trabajando sobre el fuego mismo o manejando adecuadamente a las personas expuestas como a la propiedad. 

La estrategia habitual suele ser la de evacuar a las personas expuestas del edificio realizando el movimiento de ellas a través de una ruta segura de escape. Para que las personas puedan evacuar de manera segura, es importante que se cumplan los siguientes requisitos simultáneamente: 

Detectar e identificar el fuego en una etapa inicial o de crecimiento (cuanto antes mejor), notificar a los ocupantes de forma eficiente mediantesistemas de alarmas y contar con una ruta segura de escape en el edificio. 

ara manejar el fuego y su impacto, la estrategia general es controlar el combustible disponible para la combustión y utilizar la supresión mediante el uso de varias funciones de protección contra incendios instaladas en un edificio. Muchos códigos y normas de construcción especifican un límite permisible de la carga de combustible disponible en un edificio, de modo que en el caso de un incendio, el crecimiento del fuego este controlado mediante la limitación del material combustible. De acuerdo a la carga de fuego esperada se realizarán las consideraciones de diseño para asegurar que el edificio pueda resistir. Por lo tanto, el límite de la carga de combustible disponible dentro de un edificio es un requisito muy importante a tener en cuenta.

El otro método efectivo para controlar el fuego es a través de la supresión utilizando equipamiento automático o manual. En el caso de los sistemas automáticos de extinción, es esencial que tanto el equipo de detección como el equipo de extinción funcionen simultáneamente. Las disposiciones automáticas para la extinción de incendios incluyen diversas tecnologías siendo principales los rociadores automáticos y sistemas de extinción gaseosos. Por otro lado, la supresión manual de se refiere a los sistemas manuales de extinción o sistemas de tuberías verticales. 

“La supresión del fuego depende de la detección temprana, la confiabilidad funcional y el rendimiento de las medidas de protección contra incendios implementadas.”

La última defensa (para controlar el fuego y manejar su impacto) es a través de la protección pasiva, generalmente el diseño de compartimentación y la estabilidad estructural. La estabilidad estructural es importante ya que permite que las operaciones de extinción continúen de manera segura y evita pérdidas de propiedad derivadas del colapso total de la estructura. Para garantizar la estabilidad estructural, es importante controlar la propagación del fuego dentro del edificio y mantenerlo solo en una zona localizada. Esto se puede lograr mediante el uso de la compartimentación de incendios que contiene el fuego solo en un área local e impide el rápido movimiento de fuego y humo dentro del edificio.Otra alternativa muy eficiente para controlar el movimiento del fuego es mediante el uso de sistemas de ventilación contra incendios, estos proporcionan una ventilación controlada solo en la zona afectada y ayuda a mantener libre de humo el resto de la estructura brindando un ambiente más seguro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *